Ir al contenido principal

El Paradigma estético de Félix Guattari


Félix Guattari (1930-1992)


En una entrevista realizada por el psicoanalista Fernando Urribari, el psicoanalista y filósofo francés Félix Guattari (1930-1992) explicitó bien lo que él denominó como 'Paradigma estético' (Guattari, 1991. Las negrillas son nuestras):

Fernando Urribari: ¿Qué es el nuevo paradigma estético?

Félix Guattari: La idea es que en la sociedad actual, todos los focos de singularización de la existencia, están recubiertos por la valorización capitalística. El reino de la equivalencia general, la semiótica reduccionista, el mercado capitalístico, tienden a aplastar el sistema de valorización.

El paradigma estético del que hablo se presenta como una alternativa ante el paradigma cientista que subtiende el universo capitalístico. Es el paradigma de la creatividad.

No quiero decir que uno deba estetizar el mundo puesto que esta idea de paradigma implica un paréntesis de la noción de obra de arte y por supuesto de las instituciones artísticas, de los mercados artísticos. (…) Por eso el paradigma estético no coincide con el mundo de los artistas.

Entonces, en el ámbito del psicoanálisis y de la psicoterapia institucional, de las terapias familiares, se presenta como importante y políticamente significativa la propuesta alternativa de un paradigma de creación estética ante el paradigma cientista, sistémico, estructuralista, que encontramos a menudo en esta práctica.

F.U.: ¿Cuáles son las principales ideas o enunciados de este paradigma?

F.G.: La idea principal consiste en el hecho de que la esencia de la creatividad estética reside en la instauración de focos parciales de subjetivación. De una subjetivación que se impone fuera de las relaciones intersubjetivas, fuera de la subjetividad individual. De esta manera, tenemos una creatividad existencial, ontológica.

Entonces, el paradigma estético nos permite, justamente, unirnos con otras producciones de subjetividad parcial, en el ámbito del psicoanálisis, de la sociedad, etc.


F.U.: ¿Por qué utiliza la palabra paradigma?

F.G: Digamos que generalmente no hablo de paradigma sino de universo de referencia, pero para hablar con gente que ha leído a Kuhn... si hablo de universo de referencia tengo miedo de que no me entiendan bien. Pero no se trata de un paradigma de Kuhn, se trata de un universo, es decir de una textura ontológica que posiciona a los existentes (...)

Entonces, para Félix Guattari el arte constituye un material vivo, más que una categoría de pensamiento: “lo importante es saber si una obra concurre efectivamente a una producción cambiante de enunciación”. En ese sentido el arte es solo un dispositivo productivo de enunciación, de la misma manera que la psique indivual y lo social lo son.
 

La noción de subjetividad constituye el hilo conductor principal de las investigaciones de Guattari. La posición central que asigna Guattari a la subjetividad determina su concepción y valoración del arte: la subjetividad como producción.


Para entender su propuesta es importante tener en cuenta algunas premisas de su pensamiento como las siguientes:

  • No es posible aislar el elemento inconsciente en el lenguaje o estructurarlo dentro de unos horizontes significantes. Por el contrario, el inconsciente remite a todo un campo social, económico y político. Los objetos del deseo se determinan como realidad coextensiva al campo social (y en consecuencia a aquél definido por la economía política, en términos marxistas si se quiere). 
  • Una cartografía de la subjetividad, para tener un alcance analítico, debe según él deshacerse de todo ideal de cientificidad. La ética de Guattari consiste en oponer a este ideal un constructivismo ontológico a todos los niveles, tanto en el caso de aprehensión de los niveles etológicos en los bebés como en el de la función existencial del rock en los jóvenes, e incluso en el de la aprehensión pática en la psicosis, en que pueden ser incluidos los más diversos componentes semióticos (incorporación de la ciencia o de los medios de comunicación como elementos de la novela familiar moderna, por ejemplo). Por ello debería aceptarse que la psique humana es el resultado de componentes múltiples y heterogéneos. Ella desarrolla el registro verbal, pero también los medios de comunicación no verbales, las relaciones con el espacio arquitectónico, los comportamientos etológicos, los estatutos económicos, las aspiraciones éticas y estéticas, etcétera. 
  • Esto implica que no se puede tomar la subjetividad como algo dado, configurado por las estructuras universales de la psique, sino que, al contrario, permite suponer mecanismos diferenciados de subjetivación. Ello es debido a que el inconsciente no es estructural, sino procesual; no puede darse referido solamente al quehacer familiar y cotidiano, a dicha "novela familiar", sino igualmente a las maquinarias técnicas y sociales. No puede dirigirse solamente hacia el pasado, sino también hacia el futuro.
  • La búsqueda radical de Guattari de una capacidad para dar forma conceptual y pragmática a interrogantes existenciales, para reintegrar la complejidad de los individuos, su libido, sus sueños e inclinaciones en la ecuación política, le llevan a promover lo que llamará una ecosofía, es decir, una integración bajo unas determinaciones ético-estéticas lo que hasta ahora se ha abordado de manera disgregada: la ecología social, la ecología mental y la ecología medioambiental.

Por: Rodolfo Wenger C.


Referencias
Guattari, F. (1991) "Guattari: el paradigma estético". Revista Zona Erógena. Nº 10. Buenos Aires, noviembre de 1991


Entradas más vistas

La experiencia estética; características y definiciones

Keith EDMIER Sunflower , 1996.  (Acrílico y polímero, 333 x 107 x 66 cm). La experiencia estética constituye una experiencia ‘autotélica’, es decir, una experiencia que contiene una satisfacción y finalidad en sí misma, a diferencia de la experiencia práctica que busca la utilidad, el beneficio; la teórica , que tiene ante todo un interés cognoscitivo; o la de implicación personal , que depende estrictamente de las vivencias y los intereses individuales, en los que se involucra la historia personal, y que -por ello- es difícilmente compartible con otros. Puede ser definida como un modo de encuentro con el mundo, con los objetos fenómenos y situaciones ya sean naturales o creados por el ser humano, que produce en quien lo experimenta un placer, un conjunto de emociones y un tipo de conocimiento que puede considerarse de tipo estético (atención activa, apertura mental, contemplación ‘desinteresada’ , empatía…). Según M. Beardsley ( Estética: Historia y fundamentos )

Signos: definición, clasificación y su relación con las imágenes

Un signo como unidad de sentido consta básicamente de tres elementos relacionados entre sí: el referente u objeto referido (que puede ser real o imaginario), el significante correspondería al aspecto material del signo, y el significado es aquello que se manifiesta por ese hecho material, y que asumimos como algo que existe en nuestro pensamiento.  Para estudiar el significado habría que estudiar los contenidos del pensamiento, pero estos no serán significados hasta que no se incorporen a los significantes, a esas entidades materiales que nos remiten nuevamente al pensamiento.     Joseph Kosuth.. Una y tres sillas , 1965. (Instalación que consta de una silla, su imagen y su definición del diccionario). De acuerdo con ello, podemos hacer una clasificación de las seis principales clases de signos:     CLASIFICACION DE LOS PRINCIPALES SIGNOS UTILIZADOS EN LA SEMIÓTICA CONTEMPORÁNEA [1] Categoría Definición Ejemplo

La Estética relacional de N. Bourriaud

La "estética relacional" o "arte relacional", término concebido por el teórico y crítico Nicolas Bourriaud (n. 1965) caracteriza y distingue el arte de los años 90s de aquel de los decenios anteriores, en particular, sobre el modo en que el sistema de las artes procesó tres coyunturas: el nuevo contexto sociopolítico tras la caída del muro de Berlín en 1989; el nuevo ambiente tecnológico con la difusión de las computadoras personales y el desarrollo de internet; y la propia tradición de las artes visuales en el siglo XX, que incluye: la crítica institucional, el cuestionamiento de la oposición artista-espectador, el llamado “giro conceptual”, la importancia de las reproducciones, copias y citas, y la tendencia de las artes a salirse de sus límites en busca de una reunificación con la “vida”.La génesis de este concepto se produjo a partir de la observación de un grupo de artistas con los que Bourriaud trabajó desde principios de los años 90, y su propósito

Doris Salcedo y el arte en un contexto de violencia

Doris Salcedo (Bogotá, 1958) es -quizás en la actualidad- la artista colombiana de mayor reconocimiento internacional. Ha sido becada por la Fundación Guggenheim y Penny Mc Call. Ha expuesto en destacados espacios como el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, el centro Pompidou de París, el Art Institute de Chicago, la Tate Modern de Londres y el Museo Nacional Centro de Sofía en Madrid, entre otros lugares de renombre del arte. Ha ganado prestigiosos premios internacionales y ha gozado del beneplácito de la crítica internacional que la ha invitado a participar en numerosos eventos importantes como la Documenta XI de Kassel (2002), la Bienal Internacional de Estambul (2003) y la Unilever Series de la Modern Tate Gallery (2007), entre otros. Sin embargo, durante mucho tiempo en Colombia su obra aunque elogiada y respetada, no ha tenido igual consideración, quizás porque como afirmó en su momento la crítica de arte Carolina Ponce de León   existe en el campo del arte nacional ot

El inquietante, fascinante y enigmático sonido de los datos de Ryoji Ikeda

Ryoji Ikeda Test Pattern [No. 5] , Instalación. El mundo binario, que se resume –paradójicamente- en solo dos dígitos (1y 0) que permiten codificar casi todas nuestras percepciones. Ese frío conjunto de datos que atraviesa nuestra cotidianidad y que pareciera que todo lo envuelve, todo lo engloba, es la “materia estética” de las creaciones artísticas de Ryoji Ikeda, un artista audiovisual y sonoro de reconocida trayectoria internacional que nació en Gifu, Japón en 1966, y que vive actualmente en París.  Son flujos incesantes de datos, de información cifrada y codificada que circulan de manera continua por las redes que ha creado el ser humano para comunicarse entre sí, pero también para controlar y racionalizar lo existente. Máquinas cibernéticas que nunca descansan, que almacenan, procesan, codifican, recodifican, decodifican.  Su apariencia es la de un frío e implacable ambiente que pareciera tener vida por sí mismo, tal como es presentado en el  proyecto “datamatics”