Ir al contenido principal

Antonio Caro: el arte como cuestionamiento


Antonio Caro Lopera (Bogotá, 1950), ha cuestionado como artista, tanto los valores hegemónicos de una clase dominante colombiana, como las actitudes y la mercantilización misma del arte. En 1970, se dio a conocer como el artista transgresor que es, al presentar en el XXI Salón Nacional de Artistas una obra titulada Cabeza de Lleras. Se trataba de un busto realizado en sal de la cabeza del ex presidente Carlos Lleras Restrepo. Sólo presentó la cabeza del ex mandatario para enfatizar su inteligencia y autoridad. En principio, ésta reposaba, imponente y blanca en una especie de urna de cristal; pero el artista, durante la noche misma de la inauguración, llenó la urna de agua; la cabeza comenzó a desleírse y el agua se transformó en un líquido blancuzco en el cual solo quedaron flotando los anteojos. Al mismo tiempo, el agua salada se escurrió lentamente de la urna, cayó al suelo y se transformó en un charco que incomodó a los espectadores. (Robayo 2001, págs. 84-85).

Cabeza de Lleras, 1970.

Caro no solo calculó el escándalo que iba a producir su obra, sino que planeó también de manera muy precisa su simbología. La autoridad y la inteligencia de Lleras se disuelven entre las aguas depuradoras de la historia. La inteligencia penetrante, representada por la esencia concentrada de la sal, no ha sido negada pero se desperdicia lastimosamente cuando no está al servicio de la comunidad sino gobernando altiva desde el palacio presidencial como desde una urna de cristal. Caro se ensaña en esta obra contra el mito del ex presidente Lleras para atacar a través de él a la institución –importantísima en nuestro país- de los ex presidentes, casi todos menos prestantes que Lleras y, por lo tanto, con menos derecho para ocupar ese sitial de santos laicos que tan gratuitamente les reserva nuestra democracia. (Robayo 2001, págs. 84-85).


De acuerdo con una estrategia que puede surgir del pop art norteamericano, pero con unas connotaciones mucho más críticas, Caro fusionó a mediados de los setentas los nombres y diseños de los productos importados más conocidos con el nombre de nuestro país. De esta idea surge uno de sus trabajos más conocidos, el de Colombia-Coca-cola. La C inicial, común a las dos palabras, y la L que le sigue de cerca, unidas de la misma manera que el famoso logo de la bebida mundialmente conocida y autoproclamada como: “la chispa de la vida”, permite que el espectador al leer la obra lea Colombia, pero piense en Coca-Cola. Una sola palabra remite a dos conceptos distintos, probando así el impacto y el poder de la publicidad:

Antonio CARO LOPERA. Colombia Coca-cola, 1976. (Esmalte sobre lata 100 x 76 cm)

Según Luis Camnitzer "Caro seguramente encaja en la comente artística que desde 1960 se ha categorizado como conceptualismo. Pero también encaja en algo más vasto y culturalmente más importante. Caro se manifiesta en una forma muy particular de guerrilla visual. Cuidadosamente apunta para errarle a los blancos de tiro definidos y amados por la estructura de poder artística, del mismo modo que su voluntad de localismo es difícil de exportar."  (Camnitzer 1995, p. 43).



Por: Rodolfo Wenger C.




Referencias
Camnitzer, Luis. (1995). "Antonio Caro: guerrillero visual", en Revista Poliester volumen 4, N. 12.
Robayo, Alfonso. (2001). La crítica de los valores hegemónicos en el arte colombiano. Bogotá: Convenio Andrés Bello: Ediciones Uniandes. 



Comentarios

Entradas más vistas

La experiencia estética; características y definiciones

Keith EDMIER Sunflower , 1996.  (Acrílico y polímero, 333 x 107 x 66 cm). La experiencia estética constituye una experiencia ‘autotélica’, es decir, una experiencia que contiene una satisfacción y finalidad en sí misma, a diferencia de la experiencia práctica que busca la utilidad, el beneficio; la teórica , que tiene ante todo un interés cognoscitivo; o la de implicación personal , que depende estrictamente de las vivencias y los intereses individuales, en los que se involucra la historia personal, y que -por ello- es difícilmente compartible con otros. Puede ser definida como un modo de encuentro con el mundo, con los objetos fenómenos y situaciones ya sean naturales o creados por el ser humano, que produce en quien lo experimenta un placer, un conjunto de emociones y un tipo de conocimiento que puede considerarse de tipo estético (atención activa, apertura mental, contemplación ‘desinteresada’ , empatía…). Según M. Beardsley ( Estética: Historia y fundamentos )

Signos: definición, clasificación y su relación con las imágenes

Un signo como unidad de sentido consta básicamente de tres elementos relacionados entre sí: el referente u objeto referido (que puede ser real o imaginario), el significante correspondería al aspecto material del signo, y el significado es aquello que se manifiesta por ese hecho material, y que asumimos como algo que existe en nuestro pensamiento.  Para estudiar el significado habría que estudiar los contenidos del pensamiento, pero estos no serán significados hasta que no se incorporen a los significantes, a esas entidades materiales que nos remiten nuevamente al pensamiento.     Joseph Kosuth.. Una y tres sillas , 1965. (Instalación que consta de una silla, su imagen y su definición del diccionario). De acuerdo con ello, podemos hacer una clasificación de las seis principales clases de signos:     CLASIFICACION DE LOS PRINCIPALES SIGNOS UTILIZADOS EN LA SEMIÓTICA CONTEMPORÁNEA [1] Categoría Definición Ejemplo

La Estética relacional de N. Bourriaud

La "estética relacional" o "arte relacional", término concebido por el teórico y crítico Nicolas Bourriaud (n. 1965) caracteriza y distingue el arte de los años 90s de aquel de los decenios anteriores, en particular, sobre el modo en que el sistema de las artes procesó tres coyunturas: el nuevo contexto sociopolítico tras la caída del muro de Berlín en 1989; el nuevo ambiente tecnológico con la difusión de las computadoras personales y el desarrollo de internet; y la propia tradición de las artes visuales en el siglo XX, que incluye: la crítica institucional, el cuestionamiento de la oposición artista-espectador, el llamado “giro conceptual”, la importancia de las reproducciones, copias y citas, y la tendencia de las artes a salirse de sus límites en busca de una reunificación con la “vida”.La génesis de este concepto se produjo a partir de la observación de un grupo de artistas con los que Bourriaud trabajó desde principios de los años 90, y su propósito

Doris Salcedo y el arte en un contexto de violencia

Doris Salcedo (Bogotá, 1958) es -quizás en la actualidad- la artista colombiana de mayor reconocimiento internacional. Ha sido becada por la Fundación Guggenheim y Penny Mc Call. Ha expuesto en destacados espacios como el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, el centro Pompidou de París, el Art Institute de Chicago, la Tate Modern de Londres y el Museo Nacional Centro de Sofía en Madrid, entre otros lugares de renombre del arte. Ha ganado prestigiosos premios internacionales y ha gozado del beneplácito de la crítica internacional que la ha invitado a participar en numerosos eventos importantes como la Documenta XI de Kassel (2002), la Bienal Internacional de Estambul (2003) y la Unilever Series de la Modern Tate Gallery (2007), entre otros. Sin embargo, durante mucho tiempo en Colombia su obra aunque elogiada y respetada, no ha tenido igual consideración, quizás porque como afirmó en su momento la crítica de arte Carolina Ponce de León   existe en el campo del arte nacional ot

El inquietante, fascinante y enigmático sonido de los datos de Ryoji Ikeda

Ryoji Ikeda Test Pattern [No. 5] , Instalación. El mundo binario, que se resume –paradójicamente- en solo dos dígitos (1y 0) que permiten codificar casi todas nuestras percepciones. Ese frío conjunto de datos que atraviesa nuestra cotidianidad y que pareciera que todo lo envuelve, todo lo engloba, es la “materia estética” de las creaciones artísticas de Ryoji Ikeda, un artista audiovisual y sonoro de reconocida trayectoria internacional que nació en Gifu, Japón en 1966, y que vive actualmente en París.  Son flujos incesantes de datos, de información cifrada y codificada que circulan de manera continua por las redes que ha creado el ser humano para comunicarse entre sí, pero también para controlar y racionalizar lo existente. Máquinas cibernéticas que nunca descansan, que almacenan, procesan, codifican, recodifican, decodifican.  Su apariencia es la de un frío e implacable ambiente que pareciera tener vida por sí mismo, tal como es presentado en el  proyecto “datamatics”